Mejoramos la verificación en vuelo de nuestras radioayudas

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Member for

1 año 7 meses
Enviado por mgrieco el Jue, 16/07/2020 - 18:01
En la nueva planificación dividimos el territorio continental argentino en dos sectores: Norte y Sur.
Mejoramos la verificación en vuelo de nuestras radioayudas

Estamos implementando una nueva forma de gestionar la verificación en vuelo de nuestras radioayudas que se basa en dos pilares, la eficacia del servicio y la disminución del costo.

Para el primero, hemos acordado un nivel de servicio que nos garantiza que todas las mediciones tengan un mismo estándar y resultados online actualizados en tiempo real y visibles para todos los equipos técnicos de la organización. El objetivo es disponer de la “historia clínica” de cada radioayuda, que incluya mantenimientos realizados, índice de fallas, verificaciones y calibraciones requeridas.

Respecto al segundo, diseñamos la planificación de la programación de sitios con el objetivo de lograr una disminución en la cantidad de horas de vuelo utilizadas, ponderando en la lógica no solo las fechas de vencimiento sino también la ubicación de los sitios. De esta forma, logramos optimizar los traslados hasta cada punto, que es una variable que impacta fuertemente. Además, logramos mejorar el costo por hora de avión llegando a una reducción promedio del 20%.

En la nueva planificación dividimos el territorio continental argentino en dos sectores: Norte y Sur. Dado que los vencimientos se producen cada seis meses, se programan dos giras de verificación anuales para cada uno de ellos.

El trabajo en vuelo lo estamos llevando adelante con el servicio brindado por la Fuerza Aérea Argentina y la Empresa Aerotec S.A, de modo tal de tener redundancia de aeronaves, quienes ahora envían todos los informes y curvas de radioyudas en forma digital, quedando disponibles online tanto para nuestro equipo como para la ANAC.

El primer circuito norte se inició el 14 de mayo y finalizó el viernes 3 de julio en Rosario, insumiendo en total aproximadamente unas 77 horas de vuelo.

Todo este plan nos permite, además de elevar el nivel de servicio, contar con el total control operativo y administrativo de las operaciones y su seguimiento diario, toda una novedad de la gestión actual además de bajar nuestros costos por hora de vuelo, rubro que tiene una incidencia primordial en nuestras erogaciones.

Asimismo, mejoramos la planificación de nuestros proveedores de verificación y mantenimiento de radioayudas, dándoles visibilidad a más largo plazo para programar las inspecciones y disponibilidad de las aeronaves.

A corto y mediano plazo incorporaremos la verificación de nuestros radares y de los procedimientos PBN, y ya en el mes de julio comenzará la primera vuelta de verificaciones en el Sector Sur.

Cabe destacar que la situación sanitaria del país, producto de la pandemia por Covid-19, significó dificultades de coordinación extras a la hora de realizar la gira por el Sector Norte, dado que la operación requiere del desplazamiento y acompañamiento de un equipo terrestre que debe atravesar diversas provincias con distintos protocolos sanitarios. Una vez más, contando con el profesionalismo y gran capacidad de trabajo de todo el personal CNS y de operaciones, nos adaptamos a este nuevo desafío enviando técnicos con equipos y repuestos a bordo del avión verificador de forma tal de ingresar a los sitios por aire en lugar de tierra. De esa forma, logramos asegurar nuestro servicio y responder a las necesidades del país en este momento tan particular de nuestra historia.

 

¿En qué consiste la verificación?

La red de radioayudas, ubicadas mayormente en aeródromos, incluye equipos transmisores de posición (VOR o NDB), guiado para el aterrizaje (ILS), medición de distancia (DME) o senda de planeo visual (PAPI).

Todos los equipos son sometidos a un riguroso plan de mantenimiento preventivo y además son verificados a intervalos regulares tanto en tierra como en vuelo para medir la exactitud de la señal y realizar las calibraciones requeridas.

Las mediciones en tierra validan la calidad de la señal pero la verificación final se realiza en vuelo, ya que de esta forma se consideran la totalidad de factores que afectan a la señal (orografía, obstáculos, interferencias, etc.)

Los aviones verificadores disponen de equipamiento especial que recibe la señal, la procesan y registran en forma de “electrocardiograma”, midiendo y almacenando todos sus parámetros.

 

Mirá el video